Método de elaboración aguardiente de orujo El Coterón

Nuestro método de elaboración
Los aguardientes de orujo de EL COTERÓN se elaboran con idéntico proceso y rigor a como se ha venido haciendo en Liébana (Cantabria) durante cientos de años. El aguardiente se obtiene por destilación de los hollejos de uvas seleccionadas para este fin. Para que se produzca la destilación se ha de filtrar el orujo en un proceso lento y muy controlado gracias a la acción del agua y del calor, obteniendo la esencia del orujo y los aromas de las propias uvas.


Imagen actual productos Orujos El Coterón



Es la base de todos los aguardientes de EL COTERÓN. Es el sabor del aguardiente en su máxima expresión: 50° de sabor recio y vibrante Orujo Blanco ORUJOS en el paladar permite que pequeñas dosis generen grandes sabores. Es el broche perfecto
para una buena comida. COTERÓN es un orujo limpio, puro, es recio en la boca, pero suave al paladar y con unas fragancias frutales que lo convierten en un trago agradable con una gran riqueza de sabores.

Nuestras alquitaras
La Alquitara es el recipiente en el que se destila el aguardiente de orujo, su función es la de permitir la destilación. A diferencia de la destilación mediante alambique, la alquitara requiere un proceso más lento de modo que todos los aromas, sabores y características de calidad de las uvas se impregnan mucho más en el aguardiente. Estas cualidades se perciben al degustar un excelente orujo como el que EL COTERÓN elabora para usted. La calidad requiere su tiempo.

Calidad
La adecuada selección de los hollejos de uva, su procedencia, los controles de temperatura, ambiente, humedad, calor en la alquitara, así como la eliminación del aguardiente de comienzo y final en la destilación, para garantizar la máxima calidad, son todos elementos que influyen en que el orujo que usted va a degustar haya sido sometido a los máximos controles que garanticen la excelencia. No nos vale la cantidad de aguardiente obtenido, sólo nos vale la calidad.

Materia Prima
El cultivo de las vides en Liébana y la obtención de sus excelentes aguardientes se remonta a más de mil años de historia. En la década de los 70, es cuando se introduce en el mercado pues hasta entonces se elaboraba para estricto consumo familiar. El orujo se destilaba, como hoy lo hace EL COTERÓN, calentando los hollejos a mas de 80ºC que en contacto con una capa de agua fría y por condensación, obtenemos unas gotas de aguardiente que lentamente van siendo recogidas para que usted lo pueda disfrutar.

Degustación
Como mejor se perciben todas las cualidades de los aguardientes de EL COTERÓN es tomando el orujo a temperatura ambiente, pues el frío impide paladear todo el sabor, en un vaso que sí puede estar previamente enfriado. Este aguardiente es un perfecto digestivo y un vasito, después de comer, todos los días, además de degustar de un excelente orujo, facilitará su proceso digestivo como colofón a una buena comida.

Sugerencias
Todas las variedades de aguardiente de EL COTERÓN se elaboran partiendo de orujo blanco de excelente calidad y puede combinarlo a su gusto: con hielo, en una copa fría, con café, con cualquier infusión.

Siempre realzará el sabor del buen orujo con la tranquilidad de que estará degustando un producto de altísima calidad. Cada gota de orujo de EL COTERÓN es el resultado de muchos años de experiencia y de una gran ilusión por hacer un producto digno de los paladares más exigentes.